¡Bienvenidos!

Imágenes, anécdotas y un poco de historia para elegir un pueblo donde ir

sábado, 12 de junio de 2010

Capilla del Señor II

En esta oportunidad nos vamos a referir principalmente a la historia de Capilla del Señor, al Museo de Arte Sacro y a la Iglesia. A continuación transcribiré fragmentos de las explicaciones que nos brindó, amablemente, uno de los dueños del museo, que se dedica a tareas de restauración de obras de arte.




Museo de Arte Sacro "Amalia Sosa Palacio de Carol"


"Juan de Garay, fundador de la ciudad de Buenos Aires, repartió las tierras de la provincia de Buenos Aires casi al azar, como si se hubiese tratado de una lotería; al que le tocaba le tocaba. Estas tierras le tocaron a un señor que no tomó posesión de ellas. Hacia 1730, mucho después de que fueran adjudicadas, compra estas estancias Francisco Casco de Mendoza, antepasado del actor argentino del siglo XX Oscar Casco".

"Francisco Casco hace una estancia enorme pero, por supuesto, no había iglesia. La iglesia que quedaba más cerca era la de San Antonio de Areco, que si bien está próxima, no queda al lado. Entonces, para su devoción particular, fija un oratorio que era exactamente igual a este, que estaba en el mismo lugar donde ahora está la iglesia, o sea, a una cuadra, ya que nosotros estamos a cien metros de la parte posterior de la actual iglesia".

Réplica exacta de la Capilla del Señor (Francisco Casco de Mendoza), realizada gracias a la minuciosa investigación de los actuales dueños del Museo de Arte Sacro, y ubicada en el interior del mismo.













"Francisco Casco toma peones, se empieza a formar un pequeño caserío, y los peones también quieren practicar su fe y empiezan a ir a la capilla del señor. Probablemente provenga de ahí el nombre del pueblo".

"Esta capilla comenzó a resultar chica porque había comenzado a venir gente de esta estancia, que se había poblado más, y de los pueblos más cercanos; entonces resuelven allá por 1860, demolerla y construir la iglesia actual, que se inaugura en 1866".


Fachada de la actual iglesia de Capilla del Señor.
Asienta sobre el lugar que antes ocupaba la pequeña capilla que se puede ver en la imagen anterior. Está frente a la plaza principal del pueblo.




"Gracias a que a Juan Manuel de Rosas le gustaba mucho esta capilla en particular, no se sabe por qué motivo, la mandó a pintar, tal como se veía, por su pintor oficial que se llamaba Fernando García del Molino. Esa pintura existe en el Museo Histórico Nacional, que está en el Parque Lezama de la Ciudad de Buenos Aires. Gracias a ese cuadro, pudimos saber cómo era su apariencia, y sobre la base de textos existentes supimos cuál era su metraje y la reprodujimos tal cual era"

"Ustedes sabrán que en la Argentina hay muy pocos museos de arte religioso, no es como en Bolivia que está llena de ellos. En nuestro museo van a encontrar, quizá, una de las colecciones más amplias, que va desde el arte napolitano, lo más sublime en cuanto a arte religioso, pasando por lo creado por los aborígenes a quienes les habían enseñado los españoles, que sería el arte hispanoamericano, hasta objetos de devoción popular de principios del siglo XX"

"Muchos de los cuadros hispanoamericanos fueron traídos desde Bolivia. Otros fueron comprados en ferias americanas, donde vendían objetos de gran valor histórico, probablemente sin saberlo"

"Ustedes saben que los españoles cometieron errores durante la conquista de América. Un aspecto positivo, quizá, es el del arte. Si bien hay que valorar esa faceta de los españoles, hay que valorar también la respuesta de los aborígenes. Muy poca gente sabe que el aborígen no creó sus obras escultóricas sobre la base del copiado de pinturas o esculturas que trajeran los conquistadores ibéricos. Ellos trajeron grabados, es decir, láminas planas, desde las cuales los aborígenes saltaron a las tres dimensiones que tiene su escultura. Por ese salto cualitativo a la tridimensionalidad, desde la bidimensionalidad, tienen mucho mérito sus producciones. También es muy meritoria la inclusión, en la producción artística, de elementos que eran propios de su civilización. Muchos de los que hacen obras de arte en el mundo, nunca incluyen elementos de su propia cultura en ellas. Un ejemplo de la inclusión que realizaron los indios es lo que les muestro: se trata de una figura muy básica, muy primitiva, de escaso valor artístico, si ustedes quieren, que representa a San Juan Bautista. Pero por qué me detengo en ella. Porque en su base, quien la hizo, agregó figuras que representan aquello que él ve en su entorno, como ser llamas (camélidos que habitan principalmente en el noroeste de la Argentina y Bolivia), y seres humanos que pueden ser collas, tocando un instrumento musical. Se produjo una suerte de asimilación del Dios cristiano que se fusionó con sus propios dioses". A esto se le llama 'sincretismo'.




San Juan Bautista, hecho en latinoamérica.


Video que presenta gran cantidad de objetos del Museo de Arte Sacro. Tiene una duración de doce minutos, aproximadamente.


video


Plaza San Martín, de Capilla del Señor. Obelisco de unos siete metros de altura. Duración: menos de 30 segundos.


video


Iglesia Parroquial de Exaltación de la Cruz















Templo que data de 1866, obra de los arquitectos Hunt y Sherarder.

De estilo ecléctico, torre con reloj y campanario.

Los restos de dos capellanes irlandeses descansan en el atrio.

Posee una sola nave, dos sacristías, techo abovedado y coro alto.





























En su interior, el Altar Mayor remata en la Cruz Exaltada.















Vemos también el Púlpito, ya en desuso, y el Altar de la Pasión donde se exhibe una reliquia de la Santa Cruz.


















En esta fotografía quizá se puedan apreciar mejor las dos astillitas de madera que pertenecieron al madero de la Santa Cruz, en el que fue crucificado Jesucristo. Están a la altura de lo que fue el madero largo en su intersección con el madero corto.
















En este solar, en el siglo XVII, estaba la vivienda de Don Francisco Casco de Mendoza, que tenía un oratorio familiar que fue librado al culto público en 1735, lo que con los años fue dejando paso a la denominación del pueblo que se llama Capilla del Señor por haberse ido formando alrededor de la primitiva capilla.

A continuación podrán observar fotografías del interior de la iglesia de la Exaltación de la Cruz.











5 comentarios:

  1. Estimado Egui: comento acá lo del perro rengo para que algún curioso vaya hasta el post, en lugar de quedar ahí abajo, solo como un perro. He visto a varios perros hacer lo mismo. Lo que entiendo es que caminaba solo con las patas delanteras, arrastrando su trasero por el suelo. Pues bien, si así era el caso, mi experiencia me dice que... ¡se estaba rascando en un lugar donde sólo puede llegar de ese modo! Un pequeño aporte de alguien con anticuerpos suficientes contra la hidrofobia por haber recibido tantos tratamientos antirrábicos de chico a causa de andar siempre con perros. Y, ojo, nunca me mordió ninguno.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Manuel: Muchas gracias por haber dejado su mensaje. Uno de los diagnósticos diferenciales que habría que hacer, por los cuales el perro rengo hacía esos extraños movimientos es el que usted menciona, sin duda alguna. Puede ser que haya deseado rascarse, tambien que haya querido hacerse el rengo para obtener caricias. No lo sabremos jamas. Gracias, de nuevo, por su atencion. egu
    P.S.: no puedo poner acentos. Otro misterio...

    ResponderEliminar
  3. Desearia saber si existe un retrato al lapiz u óleo de D. Francusco Casco de Mendoza, fundador de Capilla del Señor.
    amdecp@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola amdecp! Gracias por haber visitado nuestro blog. Creo que hay un óleo de D. Francisco Casco de Mendoza en el Museo de Arte Sacro. Voy a averiguar bien y te confirmo la respuesta mañana o pasado.
    Saludos cordiales,
    Ernesto G. Vitali

    ResponderEliminar
  5. Estimado/a amdecp:

    De acuerdo con lo que pude averiguar, no habría dibujos o pinturas de don Francisco Casco de Mendoza.

    Podrías buscar en el Museo Histórico Nacional o en el Museo Nacional de Bellas Artes.

    Saludos cordiales,
    eguivit

    ResponderEliminar